Jue. Oct 1st, 2020

Algo pasa con Nintendo (Parte 1)

Nintendo, una compañía que se supone veterana, con tablas, y que sin embargo últimamente parece dar tumbos sin tener una clara dirección o saber muy bien qué hacer. ¿Pasa Nintendo por una crisis creativa tras el bombazo de Wii, o la cosa viene de largo? Intentaré dar mi opinión sobre una de las grandes compañías de videojuegos, y comentar su trayectoria, sin entrar en tecnicismos y comparativas minuciosas de potencia entre consolas, de manera algo más general, y centrándome en las consolas de sobremesa de la gran N.

Introducción

La verdad por delante, y para que quede claro, Nintendo es una de las grandes, es un pilar de los videojuegos. Sin consolas como NES, Gameboy o Super Nintendo, el mundo de los videojuegos no sería igual. Gracias a Nintendo, a veces directa o indirectamente, hemos podido ver juegos como Super Mario Bros 3, la saga MegaMan, los comienzos de Final Fantasy, Chrono Trigger, Mario Kart, Zelda, Metroid… Juegos  y sagas que no sólo son buenos juegos, sino que algunos consiguieron definir, o redefinir en su momento ciertos géneros de videojuegos.

Dicho esto, empezamos un repaso a la compañía a partir del momento en que, siempre bajo mi opinión, creo que Nintendo empezó a desviarse poco a poco.

Por todos es conocido los problemas entre Sony y Nintendo a la hora de desarrollar una unidad de CD para la SNES. Como todos sabéis, de dicha ruptura salió la Playstation y Sony hizo historia, al aprovechar todo esa inversión y ese I+D para arriesgarse a sacar su propia consola, con el éxito que todos conocemos. En cambio Nintendo no salió tan bien parada de esa ruptura.

Etapa Nintendo 64: Niebla, Cartuchos y Antialiasing

A pesar de que Nintendo 64 salió entre 1 y 2 años más tarde que Playstation (depende del lugar que cojamos como fecha de lanzamiento), Nintendo, algo escaldada con el tema del CD para SNES, decidió seguir con los cartuchos como plataforma para su nueva consola, en parte, por el miedo de Nintendo a la piratería que veía que existía en Playstation, a pesar de que ésta ni fue tan determinante para su éxito, ni estaba tan generalizada como la gente tiende a creer, pero eso también da para otro artículo por separado .

Ésto se tradujo en cosas buenas (cargas inexistentes, grabar la partida en el propio cartucho) y cosas malas (precio de los cartuchos, capacidad de los mismos). Con el Hardware pasaba algo parecido, mientras que era capaz de crear mundos en 3D más definidos, con texturas con antialasing y más «sólidas», también es verdad que en muchos de ellos, si eran abiertos, sufrían una bajada de frames bastante importante, problema que se intentaba solucionar con la famosa niebla que tenían muchos juegos de la consola para que a ésta le diese tiempo a «dibujar» el horizonte del juego. La razón era intentar paliar la pequeña caché de texturas que poseía la consola, y es que a pesar de todo, la N64 ofrecía texturas más «simples» y con menos profundidad de color que la Playstation, a pesar de estar éstas mucho más suavizadas. Dicho problema intentó solucionarse más adelante con una expansión de memoria para la consola, pero no tuvo mucho éxito y en algunos juegos incluso daba problemas, a pesar de estar en teoría preparados para dicho Expansion Pak, como el Castlevania:  Legacy of Darkness.

Nintendo 64 no fue el bombazo que en su momento fueron las anteriores consolas, pero juegazos como Mario 64, Zelda: Ocarina of Time, o Goldeneye, por decir algunos, ya la sitúan con un catálogo que hacía valer la pena tener la consola por sus exclusivos. Pero lo importante de esto es que con Nintendo 64, Nintendo empezó a decantarse por una política digamos, algo más exclusiva hacia sus usuarios. Muchas 3rd parties se decantaron por Playstation en vez de Nintendo 64, ya que era mucho más fácil programar para ella (y otras, como Square, porque tampoco acabaron muy bien con la gran N) lo cual hizo que la gran mayoría de los grandes éxitos de Nintendo 64 fuesen hechos por la propia Nintendo, o por filiales muy cercanas en ese momento, vease Rare, en contraste con la vorágine de compañías que publicaron juegos para Super Nintendo (Aunque algo de culpa también tuvieron el aumento de costes a la hora de desarrollar un título para las nuevas consolas de la época, cosa que dio pié a la desaparición de algunas compañías o la adquisición de otras, pero eso será otro reportaje)

Etapa Gamecube: Nintendo es para niños

Con Gamecube, , Nintendo fue más o menos por el mismo camino. Sistema de almacenamiento GOD que se alejaba del estándar CD/DVD,  y un apoyo del resto de compañías no tan entusiasta como con su rival del momento, en este caso Playstation 2.

Aún así, Nintendo  intentó evitar esto, y quitarse un poco esa etiqueta de «juegos para niños» que la gente solía ponerla, y, aunque en mi opinión no creo que sea algo necesariamente malo, y prueba de ello son juegos como Paper Mario o Zelda: Wind Waker,  gracias a eso vimos juegos como los Resident Evil que tuvo en exclusiva la consola, el Eternal Darkness, o el remake de Metal Gear, Twin Snakes,  que sin ser de terror, tenía claramente un enfoque más adulto que otros juegos de la consola.

A pesar de eso, Gamecube  siguió el camino marcado por Nintendo 64, es decir, intentar desmarcarse de sus competidores hacia otro tipo de público, y esto se veía empezando por los mandos de ambas consolas, (que desafiaban diseños más clásicos y estándares, curiosamente fijados por la propia Nintendo años atrás), y por ser la propia Nintendo o filiales, nuevamente responsables de la mayoría de grandes éxitos de la consola, siendo estos casi siempre nuevas entregas de sagas ya consolidadas, como pueden ser Mario, Zelda, Metroid o Mario Kart, y la incorporación de otras nuevas como Pikmin, excepto excepciones tan notables como Rogue Leader,  capaz de hacer llorar de alegría a mares a cualquier aficionado a Star Wars. Aún así, y nuevamente, la consola nos dejó juegazos de indiscutible calidad, que eran exclusivos para ella.

Continuará…

Dejamos para otro día la continuación del artículo, que se centrará por supuesto en Wii y Wii U, y los cómos  y porqués del éxito de una y el fracaso de la otra.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies propias y de terceros. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar