mar. Mar 19th, 2019

Análisis de The Path of Motus

Descubre todo lo que puedes encontrar en The Path of Motus, un plataformas agradable en lo visual y con un argumento más que destacable.

El desarrollador Michael Hicks ha dedicado tres largos años para la creación de The Path of Motus, un plataformas 2D de scroll lateral en el que controlamos a Motus, un pequeño duende que tiene el objetivo de salir del bosque en el que su pueblo está atrapado. Para conseguirlo, tiene que combatir contra otros duendes que tratan de impedir su marcha, además de completar una serie de puzzles que ponen a prueba su destreza matemática. ¿Será capaz de conseguirlo? Seguro que sí, pero su camino no puede empezar antes de echar un vistazo a nuestro análisis de The Path of Motus.

Un trabajo artístico digno de alabar

Para comenzar cada análisis, siempre trato de rescatar los aspectos más potentes de cada videojuego, y en el caso de The Path of Motus, no cabe duda de que su apartado visual es lo más llamativo. Con la ayuda de Gonçalo Antunes para el arte y las animaciones, encontramos un mundo que nos traslada a los cuentos de hadas, e incluso nos recuerda por momentos al genial Wonder Boy, salvando las distancias, eso sí. Que este juego no ha contado con el apoyo de un gran equipo de trabajo es palpable, lo que no evita que podamos disfrutar de escenarios que despiertan nuestra imaginación en todo momento. Más flojo ha quedado el apartado de animaciones y movimientos tanto de Motus como del resto de enemigos, aunque lo cierto es que tampoco se necesita mucho más para un juego en el que todo se limita a sortear obstáculos, disparar y trazar líneas de pincel.

Antes de pasar a la materia jugable, decir que el apartado sonoro cumple sin más. Por un lado contamos con una banda sonora que sirve de mero acompañamiento en nuestro camino hacia la libertad, mientras que el abanico de efectos de sonido es algo escueto, lo que provoca que acabemos un poco hartos de escuchar siempre lo mismo.

Pocas novedades en el frente

Como he mencionado, la jugabilidad en The Path of Motus se limita a saltar, disparar y trazar líneas. La actividad que más realizamos es la de alcanzar zonas a diferente altura, siempre protegidas por esos malditos duendes que nos van a obligar a ser muy hábiles con el gamepad, puesto que tenemos que utilizar los proyectiles del mismo color que ellos lanzan (X-azul, Y-amarillo y B-rojo), y los patrones varían después de cada muerte, por lo que aprender el esquema de ataques no sirve de nada. En principio esto puede parecer una tarea sencilla, pero lo cierto es que vamos a encontrar secciones en las que no dejan de aparecer enemigos, de modo que debemos saltar, elegir correctamente el disparo y sortear a los duendes para avanzar, algo que se va poniendo muy complicado según avanzamos en el juego.

Por suerte para nuestros intereses, ese incremento de dificultad está acompañado por la aparición de compañeros que se unen a nuestra causa y con los que podemos aprovechar cualidades como la de generar un escudo. Manejar a varios personajes es todo un entuerto, pero no cabe duda de que su presencia aporta un plus de dinamismo a un juego que apenas abandona los estándares de los plataformas clásicos.

Remarco ese “apenas“, ya que sí encontramos un punto distintivo en The Path of Motus: la construcción de puentes. Para diseñarlos, Motus cuenta con un pincel capaz de trazar líneas, pero no es suficiente con colocar un par de trazos; cada punto de conexión cuenta con un número, y ese número marca la cantidad de líneas exacta que deben conectar con él. La construcción de los primeros puentes es del todo sencilla, pero al igual que sucede con los combates, poco a poco van aumentando de dificultad hasta llegar a algunos que nos tendrán varios minutos dándole al coco.

Stop bullying

De vuelta con el apartado visual, The Path of Motus puede parecer una obra pensada para los más pequeños de la casa. La vida que desprenden los escenarios y el hecho de que los enemigos no cuenten con un diseño del típico villano puede llevarnos a una idea equivocada, y es que este título cuenta con una trama de lo más elaborada, centrada en esa lacra llamada bullyling. El paso de niño a adulto de Motus viene acompañado por textos muy profundos que nos van a hacer pensar en nuestra forma de actuar, todo ello con el apoyo de unos manuscritos repartidos por el mapa totalmente útiles para encajar ideas.

Si tu nivel de inglés es fluido, vas a descubrir que The Path of Motus cuenta una historia del todo interesante, un mensaje conciliador aplicable tanto a jugadores de corta edad como a los más veteranos, de modo que recomiendo encarecidamente prestar atención a todas las secciones de texto y conversaciones para entender por qué el pequeño Motus tiene la clara intención de abandonar el bosque en el que vive atrapado.

Conclusión

The Path of Motus no va a entrar ni de lejos en la lista de mejores plataformas del año, pero eso no es motivo para que pase inadvertido. Si eres de los que busca disfrutar de una gran historia, la obra de Michael Hicks te dejará satisfecho, una obra muy personal que aprovecha los fundamentos del género para ofrecernos un videojuego algo pobre en materia jugable, demasiado repetitivo y corto de duración, pero con secciones que ponen a prueba nuestra habilidad y un argumento maravilloso, capaz de hacernos reflexionar sobre aspectos que poco tienen que ver con los videojuegos.

Ficha técnica de The Path of Motus

  • Desarrollador: MichaelArts
  • Distribuidor: Digital
  • Plataformas: PlayStation 4, Xbox One, PC
  • Fecha de lanzamiento: 17/07/2018
  • Género: Plataformas
  • Modos: Un jugador
  • Idioma: Inglés
  • Web oficial

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies propias y de terceros. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar