dom. Abr 21st, 2019

Análisis Out of The Box

¿Alguna vez has soñado con ser portero de discoteca? Pues ahora puedes serlo gracias a Out of The Box, obra del estudio español Nuclear Tales.

La desarrolladora independiente Nuclear Tales nos sumerge en la historia de Warren Baker, el nuevo portero del club nocturno The Box. Después de haber pasado los últimos tres años en la cárcel, Warren sale dispuesto a reconducir su vida y hacer todo lo posible para mantener a su familia, pero encontrar trabajo es una tarea complicada para un ex-convicto, lo que le lleva a aceptar la oferta de un mafioso para controlar el acceso a The Box. Bajo esta trama encontramos un videojuego en el que contamos con dos vertientes, una narrativa, en la que la toma de decisiones afecta en el futuro del personaje, y otra enfocada a la simulación, una lucha contra el reloj en la que debemos ser hábiles a la hora de detectar qué clientes merecen obtener acceso. Dicho esto, vamos a desgranar todos los detalles extraídos de Out of The Box.

Cuidado con las decisiones que tomas

Como decimos, Out of The Box cuenta con una vertiente narrativa. A través de viñetas con texto, vamos a ir conociendo nuevos personajes que nos obligan a tomar decisiones importantes a la hora de definir el futuro de Warren Baker. Su jefe es un mafioso con muchos contactos y con numerosos policías en nómina, y ahí pueden llegar las dudas a la hora de colaborar con el agente de la condicional. Además, aceptar sobornos o ayudar a personajes que nos pueden acabar metiendo en un lío son otras de las propuestas que van surgiendo con el paso de los días, todas ellas con influencia directa en esa búsqueda de ofrecer una vida próspera a sus seres queridos.

Las apariciones de estas escenas son menores en comparación con las secciones en las que tenemos que cumplir con nuestro trabajo, una vertiente con enfoque hacia la simulación que sabe atrapar desde el primer minuto, pero que poco a poco se vuelve tediosa, repetitiva y demasiado complicada en momentos puntuales. A modo de tutorial, lo primero que debemos saber es qué tipo de cliente pasa el corte para entrar en The Box. En la cola veremos a clientes potenciales de todo tipo, desde pijos hasta heavys, pero también tratarán de colarse borrachos o personas cuya higiene deja mucho que desear.

De este modo, las primeras misiones apenas presentan complicación, y en todo caso, los problemas pueden llegar al dejar pasar a menores, para lo que es necesario pedir el carnet si dudamos acerca de su mayoría de edad. Obviamente, solicitar el carnet hace que perdamos tiempo valioso, y es que el objetivo final de cada misión es tener The Box hasta los topes con clientes aceptables.

¿Dónde viene el problema? De manera sorprendente, la curva de dificultad da un salto abismal una vez que conocemos todas las mecánicas y opciones como machaca, tiempo en el que habremos aprendido a solucionar reyertas conversando o directamente a coces con quien esté molestando en la cola. La presencia de borrachos, menores y, en definitiva, personas que tratan de quebrantar las normas del club son mayoría, lo que complica la tarea de llenar su aforo. Esto desemboca en unas ganancias menores, de modo que se hace complicado llegar a final de mes y cumplir obligaciones como pagar el alquiler o la pensión de su hija.

Otro aspecto mejorable es la duración de cada misión. Cuando ya parece que hemos cogido ritmo y comenzamos a controlar la situación, The Box echa el cierre y nos deja la miel en los labios, y tener que comenzar escenas una y otra vez acaba cansando. Si bien es cierto en que los primeros momentos se van añadiendo opciones y tipos de clientes, lo cierto es que llega un momento en el que la vertiente narrativa es lo que le da vida al juego, ya que la parcela sim nos obliga a realizar una y otra vez las mismas acciones, con la mencionada dificultad de que con el tiempo se hace bastante complicado encontrar clientes decentes.

Personajes hilarantes por doquier

En lo visual, Out of The Box nos traslada a la época dorada de los juegos en Flash, con unos diseños muy resultones y animaciones escasas, pero efectivas. Cabe destacar el trabajo realizado con los clientes, ya que en muchos casos con solo ver su ropa o su cara sabremos si puede contar con nuestro visto bueno para pasar la noche en The Box. Las escenas narrativas también han sido muy cuidadas, ya que ver a los personajes en primer plano nos permite descubrir ciertos detalles que ayudan a sumergirnos en esta historia de mafiosos y machacas de discoteca.

En cuanto al sonido, una obra de este tipo no necesita grandes florituras, de modo que encontramos una banda sonora y efectos que acompañan a la acción en todo momento.

Conclusión

Si disfrutaste en su momento de Papers, Please, debes saber que Out of The Box ofrece una experiencia similar, lo que debería llevarte a valorar su compra. A pesar de que es un juego más limitado que la genial obra de Lucas Pope, se deja querer gracias a un apartado visual bastante llamativo y una trama que nos mantiene enganchados desde el primer momento. El añadido de la toma de decisiones es un gran aliciente de cara a conocer el destino de Warren Baker, mientras que la vertiente simulador es tan divertida en las primeras horas como repetitiva y estresante en el momento álgido de la trama.

Out of The Box

Ficha técnica de Out of The Box

  • Desarrollador: Nuclear Tales
  • Distribuidor: Raiser Games
  • Plataformas: PlayStation 4, Xbox One, Nintendo Switch, PC (edición analizada)
  • Fecha de lanzamiento: 19/07/2018
  • Género: Simulador
  • Modos: Un jugador
  • Idioma: Castellano
  • Web oficial

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies propias y de terceros. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar