Mié. Nov 25th, 2020

Análisis Razer Lancehead

Hoy os traemos todos los detalles de un auténtico pepinazo de ratón, el Razer Lancehead. Abrochaos los cinturones, que vienen curvas.

El verano llega a su fin, un buen momento para pensar en qué invertir ese dinero que os ha sobrado después de las vacaciones. Para los amantes de los videojuegos, una buena opción es el periférico que pasamos a analizar, el Razer Lancehead, un ratón inalámbrico con láser 5G que alcanza los 16.000 DPIs, diseño ambidiestro y el ya archiconocido sistema de iluminación Chroma. No nos enrollamos más, vamos a ver qué nos ofrece el Razer Lancehead, no sin antes agradecer a Razer la cesión del producto para su testeo.

UNBOXING

El Razer Lancehead nos llega en una caja de cartón con los típicos colores negro y verde de la marca norteamericana. En el frontal podemos observar una imagen del ratón, mientras que la cara posterior, como siempre, está dedicada a informar sobre algunas de las especificaciones más relevantes. Al abrir la caja podemos ver el Razer Lancehead perfectamente cubierto con una tapa de plástico duro, y una vez retirado podemos acceder al adaptador, el receptor USB y el cable USB. Cómo no, también vamos a encontrar el manual de instrucciones, una tarjeta de agradecimiento y otra con una explicación breve del funcionamiento de los perfiles y las pegatinas de Razer.

CARACTERÍSTICAS

Por fin tenemos el Razer Lancehead en nuestras manos, un ratón en apariencia robusto y algo pesado. Si entramos en detalle, tenemos unas dimensiones de 117 x 71 x 38 milímetros y peso de 111 gramos, diseñado en colores gris en la parte superior y negro en los engomados laterales. Como hemos dicho, este periférico cuenta con diseño ambidiestro, de modo que encontramos un par de botones a cada lado. Lo cierto es que los botones a los que podemos acceder con el pulgar están muy bien ubicados y no encontramos mayores inconvenientes a la hora de pulsarlos, pero los situados en el otro extremo del ratón son prácticamente inaccesibles, por lo que en ocasiones muy contadas les daremos uso.
Vamos con los botones principales, en los que encontramos los Razer Mechanical Mouse Switches, interruptores con los que notamos rápidamente una suavidad y precisión de gran nivel. La rueda del ratón también cuenta con una pulsación muy cómoda, y a la hora de realizar movimientos precisos, el engomado nos asegura una navegación muy afinada. Debajo de la rueda tenemos los dos últimos botones del Razer Lancehead, destinados a modificar los DPIs sin tener que pasar por el software de gestión.
Por último tenemos el cerebro de la bestia, un espectacular sensor láser 5G que alcanza los 16.000 DPIs, una cantidad abismal que en pocas ocasiones llegaremos a utilizar, incluso contando con grandes monitores. Un poco más abajo disponemos de un botón para cambiar entre perfiles y otro para encender y apagar el periférico, así como una tapa de plástico en la que guardar el receptor, todo un detalle. Además de todo esto, las tres bandas de teflón incluidas sirven para asegurar esa calidad en los movimientos que se requieren para un ratón de estas características.

CONEXIÓN AL PC

Una vez que conectamos el ratón a nuestro equipo, el perfil de iluminación Ciclo Spectrum hace acto de presencia y automáticamente podemos empezar a trabajar con él. Por supuesto, hacer una inversión en un ratón de esta calidad obliga a echar un vistazo al software de gestión, y en esta ocasión lo hacemos a través del nuevo Razer Synapse 3.0, cuya interfaz ha cambiado radicalmente respecto a la versión anterior pero que mantiene la facilidad de uso de antaño.
Análisis Razer LanceheadTras de la instalación de los drivers, tendremos acceso a la configuración del ratón. En primer lugar tenemos la pestaña Personalización, desde la que tenemos la posibilidad de configurar las acciones de cada botón y de indicar al software si vamos a utilizarlo con la mano izquierda o derecha. Obviamente, podemos guardar diferentes perfiles para no tener que estar cambiando cosas una y otra vez.
Pasamos a la pestaña Rendimiento, desde la que vamos a afinar al máximo las posibilidades del sensor laser para adaptarlas a nuestro gusto. Aquí tenemos la posibilidad de fijar hasta cinco niveles de sensibilidad entre 100 y 16.000 DPIs, configurar cada eje de forma independiente, la aceleración y la frecuencia de muestreo.
En Iluminación disponemos de un buen número de perfiles predefinidos para hacer uso del sistema de iluminación Chroma y sus 16.8 millones de colores. Por supuesto, también tenemos la opción de crear nuestros propios esquemas visuales, además de dejar el ratón sin iluminación cuando apaguemos la pantalla, una opción muy recomendable de cara a ahorrar batería.
La siguiente pestaña es la de Calibración, donde tenemos a nuestra disposición la posibilidad de afinar aún más el rendimiento del Razer Lancehead en caso de disponer de una de las múltiples alfombrillas de Razer. Si no es el caso, también podemos realizar una configuración personalizada para que nadie se quede sin poder aprovechar esta sección.
Por último, la pestaña Energía permite configurar cuándo seremos avisados de que la batería está en las últimas y el tiempo que tardará el ratón en quedar en estado de suspensión cuando no le estemos utilizando.
Una vez que hemos configurado el ratón a nuestro gusto llega el momento de sacarle todo el partido, y os podemos asegurar que el Razer Lancehead es una de las mejores opciones del mercado, tanto en el ámbito ergonómico como por su funcionamiento. La goma de los laterales y los antideslizadores proporcionan un agarre perfecto, y el diseño del ratón hace que la mano se adapte sin problemas desde las primeras sesiones de juego. En cuanto a su funcionamiento, insistimos en dedicar el tiempo necesario en configurar el ratón hasta encontrar ese perfil con el que nos sintamos totalmente cómodos, momento en el que sacaremos todo el provecho a las espectaculares especificaciones del Razer Lancehead. Por último, no podemos olvidar de hablar de su autonomía al ser un ratón inalámbrico, y en este caso encontramos una batería que, con un uso normal, llega hasta las 20 horas, de modo que en caso de que nos quedamos colgados en medio de una partida no habría más culpable que nosotros mismos y una falta de previsión alarmante.
Análisis Razer Lancehead

CONCLUSIÓN

Razer sigue sacándose de la manga periféricos dedicados al gaming de máxima calidad, y el Razer Lancehead no es una excepción. Su potentísimo sensor láser 5G es una auténtica maravilla, y el hecho de que alcance los 16.000 DPIs ayuda para encontrar esa configuración que tanto buscamos. Además, la conexión inalámbrica funciona a la perfección, sin haber sufrido ningún corte ni cualquier otro problema que pueda derivar en una situación complicada mientras estamos jugando, mientras que los botones demuestran una vez más que los interruptores de Razer son de lo mejorcito del mercado.
Si su precio oficial de 149,99€ no os echa para atrás, os aseguramos que os estaréis agenciando un ratón al gusto de los paladares más exigentes.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies propias y de terceros. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar