dom. Abr 21st, 2019

Análisis: Street Fighter V

Capcom ha vuelto a pegar un golpe sobre la mesa con Street Fighter V, la nueva entrega de su aclamada saga de lucha.

INTRODUCCIÓN

Capcom sabía que Street Fighter V daría que hablar en todos sus aspectos, para bien y para mal. En esta nueva entrega de la saga no habrá revisiones de ningún tipo, ni Super, ni Ultra ni nada por el estilo, por lo que estamos hablando de una plataforma en constante evolución hasta que llegue su sucesor al mercado, que se espera para dentro de unos siete años. Tenemos Street Fighter V para rato.

GRÁFICOS

En este aspecto el juego ha cambiado poco. Se sigue aprovechando el motor gráfico Unreal Engine 4 para mostrarnos unos gráficos en la línea de Ultra Street Fighter IV, pero con mejores detalles en el aspecto de los luchadores, en algunos casos como el de Cammy bastante más realista que en la anterior entrega. Donde se puede apreciar una notable mejora es en los efectos de las habilidades de los luchadores, desde el hadoken, los sonic boom o el yoga fire de Dhalsim.

Los escenarios por su parte no han mejorado casi nada respecto a la anterior entrega, es más, algunos de ellos están bastante vacíos, aunque sí nos encontramos novedades en algunos de ellos, donde al finalizar el combate el perdedor puede interactuar con ciertos elementos presentes en la pelea.

JUGABILIDAD

Si eres nuevo en la saga no te tienes que preocupar, ya que Capcom ha cambiado el juego de forma drástica y lo ha hecho más accesible para todo tipo de jugadores. Si antes debíamos tener en cuenta la velocidad, fuerza, resistencia o equilibrio de los luchadores, ahora debemos saber que todos, sí, todos, son únicos. Las diferencias entre Ryu y Ken son más evidentes que en cualquier otra edición de la saga, mientras que personajes como Vega o Nash han visto modificada su jugabilidad por completo, dejando de lado los sistemas de carga en favor de las “bolas” o los “cuartos de luna”.

Otra novedad es la sustitución de la barra de venganza por la llamada V-Gauge. Esta barra se va rellenando a medida que recibimos golpes, aunque hemos de tener en cuenta que cada personaje cuenta con más o menos porciones de carga. Con cada porción podemos realizar el V-Reversal, un contraataque que nos permite zafarnos de situaciones bastante peligrosas. Por su parte, si contamos con todo nuestro medidor relleno estaremos en disposición de ejecutar el V-Trigger, una técnica que potencia nuestras habilidades o las añade algún elemento como rayo, fuego o veneno, e incluso acciones tan dispares como en el caso de R.Mika, que recibe la ayuda de una aliada para realizar un ataque, o de Necalli, que cambia por completo su aspecto hasta la finalización del combate.

Seguimos con más novedades, esta vez para hablaros de los V-Skills. Estos movimientos personalizados de cada personaje no consumen energía, y dependiendo del personaje pueden ser contras, fintas, ataques aéreos o incluso burlas que hacen la vez de potenciador.

También tenemos la barra EX, cuyo funcionamiento es similar al de las anteriores entregas. Una vez rellena tenemos la opción de ejecutar los los Critical Arts, lo que viene siendo el especial de cada personaje, un arte que, bien ejecutado, hará polvo al rival ya que le quitaremos una considerable cantidad de su barra de vida.

En definitiva, Street Fighter V nos brinda unos combates muy frenéticos y fluidos ya sea en el modo online (ya se han corregido los errores de lag) o jugando con un amiguete en nuestra casa para hacernos el rey de la pista.

Análisis Street Fighter V

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies propias y de terceros. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar