vie. Jul 19th, 2019

Análisis Xenon Racer, un homenaje al drifting

Velocidad infernal y derrapes eternos son algunos de los puntos característicos de Xenon Racer, la nueva apuesta de Soedesco para el mundo de la conducción.

Xenon Racer

Soedesco y 3DClouds nos ofrecen uno de esos arcades de velocidad que tan poco se ven en la actualidad y que son capaces de transportarnos al pasado. Con un simple vistazo, será inevitable recordar el magnífico Ridge Racer Type 4, una obra en la que parecen haberse fijado para desarrollar Xenon Racer, del cual os vamos a mostrar todos sus detalles con el análisis realizado sobre la edición de PlayStation 4.

Derrapes para todos

Si echamos la vista atrás, Ridge Racer Type 4 contaba con vehículos futuristas que alcanzaban velocidades de vértigo, además de ofrecernos dos vertientes de conducción: una centrada pasos por curva en los que la frenada y la trayectoria eran fundamentales, y otra en la que los derrapes copaban todo el protagonismo. En el caso de Xenon Racer, los derrapes van a ser la seña de identidad, puesto que la gran mayoría de curvas que componen los diferentes circuitos tienen unas características que nos obligan a tirar del freno de mano.

Ante todo, debemos saber que los coches incluidos en este juego tienen la particularidad de ser híbridos, movidos por electricidad y gas xenón, y alcanzan velocidades superiores a los 400 km/h, de ahí que sea crucial aprender rápidamente a derrapar con los distintos métodos disponibles. El derrape más sencillo se activa soltando y volviendo a pulsar el acelerador antes de afrontar la curva, lo que desemboca en un paso rápido pero con poca capacidad de giro. Otra opción es dar un toque al freno, con unas sensaciones similares al métido anterior, de modo que la mejor forma de afrontar las curvas cerradas es accionando el freno de mano (botón X en PS4) hasta quedar en una situación idónea para seguir con el derrape sin necesidad de soltar el gas en ningún momento.

¿Podemos tomar las curvas de una forma más refinada? Sí, pero esto nos hace perder mucho tiempo y además evita que se recargue la batería ERS, con la que podemos disfrutar de hasta tres cargas de «nitro» y alcanzar velocidades absurdas. En todo caso, encontramos recargas repartidas por cada circuito, pero por regla general son insuficientes como para abrir un hueco que nos lleve a una victoria cómoda.

Otro aspecto a tener muy en cuenta es la durabilidad de los coches. Cada golpe va restando la resistencia del vehículo elegido, y al llegar a cero, somos recolocados bastantes metros por detrás de la zona de impacto, así que evitar los muros a toda costa es otra de las formas de conseguir la victoria.

Xenon Racer

La IA está de parranda

Ganar las diferentes carreras que componen la campaña de Xenon Racer depende en gran medida de nuestra pericia al volante, pero hay ocasiones en las que, incluso después de haber firmado una carrera perfecta, nos quedemos con la miel en los labios. Esto es debido a una IA bastante mejorable, puesto que hay ocasiones en las que pasan la meta a más de 10 segundos y otras en las que se hace imposible alcanzar a los coches de cabeza, incluso con la aparición del hándicap tan típico en los arcade de velocidad.

En todo caso, repetir las carreras hasta que por fin podamos pasar la línea de meta en primera posición será suficiente, pero no deja de resultar extraño competir contra unos pilotos tan capaces de sacarnos las pegatinas como de ir de muro en muro, sea cual sea el avance que llevemos en el campeonato.

Dicho esto, debe quedar claro que Xenon Racer cuenta con una curva de dificultad que nos va a obligar a customizar los vehículos que vamos desbloqueando. A medida que superamos pruebas, podemos desbloquear nuevos coches, cada uno de ellos con características únicas que podemos modificar con la variación de componentes, de modo que siempre tenemos la oportunidad de competir con unas especificaciones más acordes a nuestro estilo o a lo que solicite la prueba, ya que muchas de ellas no permiten elegir el vehículo que nos apetezca.

Par finalizar con el apartado jugable, cabe recordar que contamos con modos de juego en solitario para echar carreras libres o multijugador a pantalla partida para picarnos con nuestros amigos, así como un multijugador en línea que, a día de hoy, apenas cuenta con jugadores activos, lo que dificulta la tarea de demostrar quién manda sobre el asfalto de Tokio y Dubái, ciudades elegidas para los numerosos circuitos disponibles.

Vuelta a lo clásico… hasta en los gráficos

La mayor sorpresa que nos hemos llevado ha tenido como protagonista al apartado técnico de Xenon Racer. Las imágenes y tráilers mostrados invitaban a disfrutar de una obra muy cuidada y refinada, y no ponemos en duda que la versión de Steam sea así, pero en lo que se refiere a PlayStation 4… facepalm legendario.

Sin duda, lo más resultón es el diseño de los coches y los circuitos, con un gran colorido y añadido de elementos que en ciertos momentos nos van a llevar al despiste. Que nadie se tome esto como algo malo, al revés; se agradece que los circuitos estén repletos de vida, pero también habría estado bien que esa espectacularidad hubiera llegado acompañada por unos efectos acordes a la generación actual.

No acaba de tener sentido que en un juego destinado a derrapar sin fin, las marcas de los neumáticos no aparezcan justo detrás de los neumáticos, y no hablamos de unos pocos milímetros, mientras que los efectos destinados a las descargas de ERS se limitan a dos o tres efectos de rayos o fuego que aparecen intermitentemente, algo que habría sido sorprendente en los primeros años de PSX.

En todo caso, la sensación de velocidad implementada y la necesidad de estar pendientes al trazado hacen que no nos fijemos en esos detalles continuamente, pero no dejan de ser puntos que restan calidad al producto.

En cuanto al sonido, las melodías escogidas nos recuerdan a la banda sonora de Ridge Racer Type 4, mientras que los sonidos de los coches quedan algo limitados teniendo en cuenta que se trata de bólidos eléctricos.

Conclusión

En definitiva, Xenon Racer nos invita a regresar al pasado y disfrutar de esos arcade en los que los pasos por curva a toda velocidad y los coches futuristas dejan de lado cualquier atisbo de realismo y simulación. No podemos negar que la conducción de los numerosos coches incluidos es divertida, con unas sensaciones muy buenas a la hora de realizar derrapes, pero la inestabilidad de la IA y un apartado gráfico bastante pasado de moda (insistimos, al menos en PS4) hacen que más de uno de pueda replantear su compra, eso sin olvidar que el multijugador online está prácticamente desierto.

En todo caso, la campaña ofrece un buen saco de horas de conducción, así que Xenon Racer puede ser ese videojuego que estás buscando para matar el gusanillo en tus ratos libres.

Xenon Racer

Ficha técnica de Xenon Racer

  • Desarrollador: 3DClouds
  • Distribuidor: Soedesco
  • Plataformas: PlayStation 4, Xbox One, Nintendo Switch, PC
  • Fecha de lanzamiento: 26/03/2019
  • Género: Conducción
  • Modos: Un jugador, multijugador
  • Idioma: Voces en inglés, textos en castellano
  • Web oficial

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies propias y de terceros. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar