vie. Oct 18th, 2019

Análisis Zombotron: El salto perfecto de Flash a Steam

Zombotron llega a Steam después de la exitosa trilogía en Flash. Acompaña a Blaze Rush en un shooter 2D de esos que no ofrecen tiempo para coger aliento.

Los juegos en Flash han pasado a un segundo plano debido a la multitud de posibilidad que ofrece el mundo de los videojuegos en la actualidad, pero hace pocos años, disfrutar de obras bastante divertidas en el navegador era una práctica muy habitual. La facilidad a la hora de programar en este sistema hacía que el abanico de posibilidades fuera casi infinito, lo que provocaba la presencia de juegos muy currados junto a otros de una calidad bastante mejorable (lo que pasa ahora con los indies, vaya).

Uno de esos juegos que logró llamar la atención de miles de jugadores fue Zombotron, un shooter 2D muy dinámico dotado de una jugabilidad a prueba de balas que tuvo hasta dos secuelas, a cual mejor y más variada.

La caída en picado de la popularidad de los juegos Flash hacía presagiar el fin de la saga, pero Ant.Karlov y Armor Games Studios se han encargado de llevar Zombotron a Steam, oportunidad perfecta para que todos aquellos que no pudieran disfrutarlo en su día lo hagan ahora por un precio bastante competitivo.

Un planeta repleto de peligros

Para meternos en materia, Zombotron nos mete en la piel de Blaze Rush, un mercenario sediento de dinero y trabajos fáciles que aterriza en un extraño planeta ocupado por un buen número de criaturas hostiles. Si bien es cierto que la trama de este juego apenas tiene peso, de vez en cuando vamos a disfrutar de conversaciones alocadas entre el protagonista y Ash, un robot asistente con un sentido del humor bastante peculiar.

A la hora de enfrentarnos a los enemigos, Blaze Rush cuenta con un arsenal muy variado, ya sean pistolas, ametralladoras, escopetas, granadas o armas cuerpo a cuerpo. Todas ellas tienen características específicas, un toque rolero que se agradece y que también se ha implementado en las armaduras y cascos con los que podemos proteger a nuestro héroe, así como en la evolución del personaje. En todo caso, el inventario no es demasiado extenso, pero siempre podemos vender los ítems sobrantes en cualquier momento, uno de esos aspectos tan incomprensibles como la presencia de tiendas de armas terrícolas en un planeta alienígena.

A nivel jugable, Zombotron cuenta con luces y sombras. Si bien es cierto que los controles son muy sencillos, la sección plataformera se ve penalizada por un sistema de colisiones bastante fallón. Hay ocasiones en las que nos quedemos colgados de una cornisa con buena parte del cuerpo en el aire, situaciones que suelen dejarnos en una posición muy favorable para dar cuenta de los enemigos en pantalla, mientras que en otras no hacemos tierra cuando los pies del personaje estén perfectamente asentados. Estos problemas también se trasladan a los enemigos, de modo que los veremos alcanzando lugares inaccesibles para nosotros o cayendo al vacío y muriendo sin necesidad de gastar munición.

En todo caso, el mayor problema llega con la recarga de armas. El proceso es demasiado lento, y a pesar de que podemos movernos mientras recargamos, no hay posibilidad de cambiar de arma ni de atacar cuerpo a cuerpo, lo que se traduce en alguna que otra ocasión en una muerte segura, ya que es habitual quedar encerrados entre una pared y uno o varios enemigos.

Tampoco debe quedar en el tintero la sensación de estar haciendo una y otra vez lo mismo para avanzar de zona. Que sí, que no es plan de ponerse exquisito con un juego que va de saltar y pegar tiros a troche y moche, pero eso de llegar a una puerta, ver que está cerrada, buscar la llave, abrir la puerta y avanzar se repite con demasiada asiduidad.

Enemigo listo, jefe tonto

El esquema de movimientos y patrones de ataque de los enemigos es otro punto a tener muy en cuenta. Los alienígenas estándar, o como queráis llamarlos, cuentan con una serie de acciones perfectamente orquestadas, y salvo los mencionados errores, van a ser capaces de hacernos sentir acorralados e incluso de darnos algún que otro susto, puesto que algunos de ellos aguardan nuestra llegada a zonas secretas en las que podemos encontrar ítems valiosos.

Por desgracia, ese buen trabajo no se ha trasladado a los jefes finales. Las zonas de acción no ofrecen la variedad necesaria ni aportan gran capacidad de desplazamiento, mientras que sus movimientos son tan repetitivos que no tardaremos demasiado en hallar la forma de acabar con ellos. Además, los fans de este género van a encontrar muchas facilidades para poner fin a su existencia, puesto que los patrones de movimiento y ataque son muy similares a los vistos en otros videojuegos. Por poner un ejemplo, el primer final boss de Zombotron no deja de ser un clon del primero de Three Wonders: Midnight Wanderers.

Gran uso del motor Unity

Parece que la saga Zombotron está abonada al uso de aplicaciones de desarrollo sencillas, y después de su paso por Flash, esta vez se ha utilizado el motor gráfico Unity. Ojo, que sean fáciles de utilizar no quiere decir que el producto final cuente con un mínimo de calidad, pero en el caso de esta obra se puede hablar de un gran trabajo tanto en diseño de escenarios, personajes y animaciones.

El estilo cartoon viene que ni pintado, con diseños muy acertados tanto para Blaze Rush como para la amalgama de enemigos que aguarda nuestra llegada, y las animaciones implementadas aportan gran fluidez a los movimientos. De no ser por esos problemas con el sistema de colisiones se podría haber hablado de un título casi perfecto, pero no se puede tener todo en la vida…

Donde sí hemos echado en falta más variedad es en el catálogo de armas. Si tenemos en cuenta que las vamos a ir encontrando cada dos por tres, no habría estado mal incluir diferentes diseños o skins, cualquier pequeño detalle que hubiera aportado un poquito más de variedad. Lo mismo sucede con las armaduras y cascos, y a pesar de que es algo que no penaliza en absoluto a lo jugable, sí que habría aportado su granito de arena a la hora de darle un toque de calidad superior a Zombotron.

A nivel de sonido, encontramos melodías que suelen adaptarse bien a la situación, aunque de vez en cuando vamos a escuchar alguna que otra que no hay por dónde cogerla. Mucho mejor es el repertorio de efectos para armas y enemigos, un gran trabajo que no llega a la excelencia de obras como Metal Slug, pero que cumple con muchísima suficiencia.

Conclusión

Ant.Karlov y Armor Games Studios han sabido trasladar todo lo bueno de las tres primeras ediciones de Zombotron a la versión de Steam. La acción a raudales sigue intacta, todo ello en unos escenarios que no inspiran confianza y que hacen presagiar ese ambiente hostil en el que estamos sumergidos desde el primer segundo. La sencillez de los controles y el toque rolero que aporta el avance del personaje, con estadísticas para armas, equipamiento y personaje, se hacen fuertes frente a fallos como el sistema de colisiones o los patrones de ataque repetitivos de los jefes finales.

Si eres un amante de los shooter 2D de corte clásico deberías dar una oportunidad a Zombotron. No es el mejor juego de este género, pero sí cuenta con los suficientes puntos a favor como para que eches un buen saco de horas pateando el planeta alienígena en el que aterriza Blaze Rush y buscando los numerosos secretos que esconde. Si eres capaz de sobrevivir, claro…

Ficha técnica de Zombotron

  • Desarrollador: Ant.Karlov
  • Editor: Armor Games Studios
  • Plataformas: PC
  • Fecha de lanzamiento: 22/04/2019
  • Género: Acción
  • Modos: Un jugador
  • Idioma: Inglés
  • Web oficial

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies propias y de terceros. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar