Jue. Oct 1st, 2020

[Especial San Valentín] Snake y Meryl, amor imposible

Hoy, por ser el día de los enamorados, vamos a recordar una de esas historias de amor que marcaron un antes y un después en el mundo de los videojuegos por su historia y contenidos: Las desventuras de Solid Snake y Meryl Silverburgh.

Meryl era una experta en misiones de Realidad Virtual, pero novata en combate real. Aun así, fue destinada a Shadow Moses, donde fue rápidamente descubierta y encarcelada. Tras este terrible suceso, el siguiente enviado fue Solid Snake, toda una leyenda militar que había sido capaz de acabar con el mismísimo Big Boss en Zanzibar. Tras su infiltración, el objetivo era e el de rescatar al Jefe DARPA y Kenneth Baker, así que después de sortear varios obstáculos en forma de soldados y cámaras de vigilancia, llegó a una zona de celdas.

Sí, ahí es donde, supuestamente, estaba el Jefe DARPA, pero también se encontraba una joven pelirroja llamada Meryl SIlverburgh. Solid, tipo duro donde los haya, quedó rápidamente prendado de sus encantos, entrando y saliendo una y otra vez por un conducto del aire para ver a la pelirroja cada vez más ligera de ropa. Si tiempo para distracciones calenturientas, Solid se apresuró a salvar al Jefe DARPA, pero un desgraciado accidente provocó que los dos tortolitos por primera vez tuvieran una toma de contacto.

Snake vio en Meryl una joven llena de valor pero inexperta, con un pulso inadecuado para un tiroteo pero muy apto para otros menesteres. Tras ser sorprendidos, Meryl escapó con un traje de soldado de la facción de Liquid, momento que Solid no desaprovechó para mirarle el culo a la novata. Sí, el tipo duro estaba sintiendo algo por esa mochuela de pulso sugerente, pero lo mejor estaba aún por llegar.

Psycho Mantis detectó que Silverburgh también tenía ganas de guateque con Snake, por lo que preparó un encuentro en el que Meryl le dedicó unas palabras que dejaron «siberet» al legendario militar. El control mental de Mantis no tuvo efecto en Solid, así que, tras acabar con él, fueron camino de la torre de comunicaciones. Lo que pudo haber pasado nunca se sabrá, eso sólo está en sus mentes, pero lo que sí cuentan los libros es que la despiadada Sniper Wolf disparó tres veces sobre la inexperta soldado de pulso y contoneo sugerente.

Aunque Snake volvió a por ella, una vez más Meryl fue apresada, y ya no volverían a encontrarse nunca más. El calentón de Snake fue máximo, así que no dudó en acabar con todo lo que se movía y cumplir su misión de reventar los planes de Liquid Snake.

Nueve años después y tras dar a SIlverburgh por muerta, Snake tiene una nueva misión, aunque su físico ya no es el mismo. El ya denominado Old Snake no sale de su asombro cuando conoce a un grupo militar llamado Rat Patrol 01, comandado por… ¡¡¡Meryl Silverburgh!!!. Eso sí, mucho mayor fue la sorpresa de la ya experta guerrera al ver el aspecto viejuno del antaño apuesto militar, que ahora tenía más pinta de jugador veterano de cinquillo que de soldado.

5018293

Snake y Meryl se infiltraron en Outer Heaven para desactivar el GW, y allí Snake descubrió que sus opciones de comerse un rosco con Meryl eran nulas: la joven pidió matrimonio a un miembro de su equipo: Johnny Sasaki. Sí, el mismo que se ocupó en Shadow Moses de vigilar su celda, el mismo que aparecía con el culo pateado y estrellitas y el mismo que sufre un ataque de cagálisis y cae en la trampa del ketchup. Ese soldado de colon irritable sería quien finalmente se llevaría a Meryl al altar, aunque a Snake se le pasó el calentón después de ver que la hija de Roy Campbell tenía más espaldas que él y Grey Fox juntos.

En conclusión, siempre hubo un resquemor palpable entre Snake y Meryl, miradas que llevaban implícitas un «si voy con lo que te doy» que, caprichos del destino, nunca llegó a suceder. O sí, quien sabe si Kojima nos sorprende en futuras ediciones de Metal Gear Solid…

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies propias y de terceros. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar