sáb. Ago 24th, 2019

Heavy Metal Machines, un MOBA a todo gas

Echamos un vistazo al MOBA Heavy Metal Machines, una apuesta por la escena competitiva en la que los coches son los grandes protagonistas.

Heavy Metal Machines

La desarrolladora brasileña Hoplon Studios se sumerge en los MOBAs con Heavy Metal Machines, una apuesta refrescante que nos invita a disputar partidas competitivas 4vs4 al volante de potentes vehículos preparados para el combate. Si tenemos en cuenta que hablamos de un género muy sobreexplotado y con gran cantidad de propuestas en el catálogo de Steam, los creadores de HMM han acertado de pleno a la hora de ofrecernos un título que se aleja de los estándares preestablecidos, eso sin olvidar la búsqueda de obtener un gran número de seguidores a través de los numerosos torneos disponibles, con especial énfasis en la denominada Metal League, vigente hasta el 20 de abril y en la que se reparten premios valorados en $5000.

Dicho esto, vamos a entrar en detalle para conocer todo lo que nos ofrece Heavy Metal Machines.

Espectacularidad visual para atrapar al jugador

Comenzamos esta reseña con el apartado gráfico de Heavy Metal Machines. Hoplon Studios nos ofrece una obra muy currada a nivel visual, y es que encontramos escenarios repletos de detalles para evitar esa sensación de vacío que tanto puede perjudicar a la experiencia de juego. Los diferentes mapas elegidos cuentan con numerosas ambientaciones, y ya sea en el recorrido que pueden cruzar los vehículos como en las zonas no accesibles, vamos a encontrar un buen número de elementos decorativos que, en todo caso, no nos van a despistar del objetivo final.

Por supuesto, el diseño de los coches ha sido cuidado al milímetro, de modo que encontramos una buena selección de vehículos con toda clase de formas y colores perfectamente adaptados para su cometido, y es que como todo MOBA que se precie, cada uno de ellos cuenta con unas características que deben ser aprovechadas en el campo de batalla.

En cuanto al apartado sonoro, el propio nombre del videojuego ya incita a encontrar melodías muy cañeras que se adaptan a la perfección con la acción que se respira desde el primer segundo, acompañadas por efectos de sonido que no desentonan y que ayudan a crear esa atmósfera destructiva y competitiva.

Un poquito de Super Sprint por aquí, una pizca de Rocket League por allá…

En materia jugable, Heavy Metal Machines apuesta por un esquema de control muy sencillo. Con el ratón vamos a controlar el vehículo seleccionado, y simplemente tenemos que acelerar con el botón izquierdo, frenar con el derecho y elegir la dirección preferida con una serie de movimientos que, junto con la cámara cenital, nos recuerdan al fantástico Super Sprint. De este modo, los ataques quedan reservados a las teclas Q, W, E y R, con los que podremos hacer daño a los enemigos, activar defensas y, cómo no, lanzar ataques definitivos con los que obtener una posición dominante, mientras que el espacio servirá para atrapar la pelota y lanzarla a la zona de anotación.

Eso sí, el objetivo no es el de ser el más rápido, sino el más hábil de la partida a la hora de ayudar al equipo a llevar una pelota situada en el centro del escenario hacia la zona de salida del equipo rival, que actúa como portería. En la teoría parece una acción de lo más sencilla, pero lo cierto es que anotarse un punto no es tan fácil como parece. La aglomeración de coches en zonas cerradas hace que la partida se vuelva caótica, y lo cierto es que el esquema de control elegido y la cantidad de explosiones y demás efectos luminosos hace que en ocasiones sea complicado acertar con los rivales, incluso diferenciarlos de nuestros compañeros.

Sin duda, este hecho es el que más penaliza a un videojuego muy bien trabajado y con una idea de lo más atractiva, algo que se puede demostrar a la hora de encontrar partida, puesto que se hace complicado empezar a jugar en un lapso inferior a los dos minutos. A día de hoy, Heavy Metal Machines cuenta con una comunidad de jugadores más escasa de lo que cabía esperar para un free-to-play que cuenta con diferentes torneos semanales y, sobre todo, con la presencia de la mencionada Metal League, pero eso no quiere decir que en un futuro cercano las cosas puedan cambiar.

A título personal, realizar algunas modificaciones en el esquema de control sería ideal de cara a enganchar a más jugadores, ya que en estos momentos es bastante habitual ver coches haciendo círculos intentando impactar en los rivales mientras tratamos de llevar el esférico a la zona de anotación.

Conclusión

En definitiva, Heavy Metal Machines tiene madera para conseguir hacerse un hueco en el género. Hablamos de un juego muy atractivo en el apartado técnico, con una buena cantidad de opciones de personalización y mejora tanto para los jugadores que opten por no rascarse el bolsillo como, por supuesto, para los que opten por adquirir contenidos de pago, con los que también podemos acceder a objetivos semanales y recompensas extra.

Como decimos, el control de los vehículos, la dificultad para acertar con los enemigos y la cantidad de tiempo que hay que invertir para jugar son los aspectos que penalizan a HMM, de modo que esperamos que Hoplon Studios tome la dirección correcta y realice las modificaciones necesarias para que su obra pase de ser una más del catálogo a un título de referencia, ya sea a nivel casual como en el apartado profesional.

Ficha técnica de Heavy Metal Machines

  • Desarrollador: Hoplon Studios
  • Distribuidor: Hoplon Studios
  • Plataformas: PC
  • Fecha de lanzamiento: 19/09/2018
  • Género: MOBA
  • Modos: Multijugador
  • Idioma: Voces en inglés, textos en castellano
  • Web oficial

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies propias y de terceros. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar