Mié. Ago 12th, 2020

La permisividad del público ante los juegos indie

Los juegos indie pueblan cada vez en mayor cantidad el mundo de los videojuegos. Sin embargo, ¿se los valora como debería o somos más permisivos?

Que desde hace unos pocos años el mundo de los videojuegos está viviendo un boom por las desarrolladoras independientes no es ningún secreto. Aunque estos estudios no sean nada nuevo, más bien están estrechamente ligados al nacimiento y crecimiento de la industria del videojuego, en la actualidad hay una cantidad enorme de juegos indie.

Como decía, los videojuegos independientes no son nada nuevo, llevan ofreciendo entretenimiento interactivo desde hace unos 40 años. Para simplificar podríamos dividirlos en dos categorías: aquellos desarrollados sin ánimo de lucro, ya sea por aprendizaje o como hobby, y los realizados con la intención de conseguir alguna ganancia. Los primeros se han distribuido comunmente como aplicaciones shareware, pasándolas entre amigos, en lugares de descarga gratuita o en las clásicas páginas de juegos web gratuitos.

Oddworld: Abe's Oddysee - Abe en Rupture FarmsPara el tema a tratar los que más nos importan son los segundos. Estos son creados en ocasiones por trabajadores en solitario, aunque más típicamente por estudios pequeños que intentan desarrollar una idea propia. Por supuesto, no todos hacen esto, algunos llevan a cabo encargos de otras editoras, algunas de ellas de gran importancia. Esto, como decía al principio, se va dando desde hace décadas; no es solo de ahora.

Muchos estudios independientes han presentado videojuegos que han pasado a la historia

Una de las fortalezas de los estudios independientes es su capacidad de no seguir las tendencias del mercado, de no tener por qué dedicarse al género de moda. Esto es en parte gracias a una inversión financiera menor respecto a la realizada por las internacionales, por lo que aun apuntando a un nicho de jugadores menor pueden sacar beneficio, un nicho compuesto tanto por fans de determinado género como jugadores cansados de lo mismo.

Con lo anterior no quiero decir que todos los juegos indies hayan pasado sin pena ni gloria. Al contrario, la industria se ha beneficiado en incontables ocasiones de las ideas de estos creadores. Muchos han llegado a multitud de jugones a lo largo de los años, y es que lo importante no es quién crea algo, sino el trabajo final conseguido, pues aun sin contar con los recursos de las grandes empresas muchos estudios independientes han presentado videojuegos que han pasado a la historia (aquí pondré como ejemplo Oddworld Inhabitants con mi querido Oddworld: Abe’s Oddysee, aunque la lista es muy larga).

MinecraftOtros no solo han pasado a la historia, sino que han conseguido dar la vuelta a la tendencia de la industria y ponerla a su favor. En este caso podemos poner dos ejemplos más que claros: League of Legends y Minecraft, ambos de una desarrolladora indie al momento de su creación.

El primero puso en primera fila a los MOBA, que si bien hasta su aparición tenían su máxima expresión en la DotA de Warcraft 3, fue el juego de Riot quien puso este género en el candelero, alcanzando millones de jugadores y que surgieran a espuertas otros MOBAs, entre ellos la DotA 2 de Valve. El segundo trajo consigo la aparición tanto de juegos de construcción en plan sandbox como de juegos con estética minimalista, además de una avalancha de vídeos en YouTube.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies propias y de terceros. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar