Mié. Ago 12th, 2020

Las consolas y accesorios más inútiles de la historia (III)

Tercera y última parte del repaso a las mayores obscenidades del mundo de los videojuegos.

Las-consolas-y-accesorios-mas-inutiles-tercera-parte

Con esta tercera parte cerramos el repaso a las videoconsolas y periféricos más insultantes que aparecido a lo largo de la historia. ¡Ánimo, que ya casi hemos llegado al final!

Raildriver

Como el propio nombre indica, este accesorio nos ofrece la posibilidad de disfrutar de una experiencia al mando de un tren de la forma más realista posible. Por desgracia, sus creadores no debieron pensar en que los simuladores de trenes no han sido históricamente uno de los géneros más exitosos, motivo por el que el Raildriver nunca llegó a triunfar. Aun así, hoy día sigue a la venta, ya que juegos como Railworks se disfrutan muchísimo más con este periférico y sigue habiendo usuarios que continúan adquiriendo este complejo mando de control.

Raildriver

SEGA 32X

El intento de SEGA por llegar a los 32 bits por la vía rápida no pudo ser más penoso. El 32X se conectaba en la ranura para cartuchos de la Mega Drive y, teóricamente, soportaba videojuegos de mayor calidad tanto visual como de sonido. Desgraciadamente, este periférico nunca llegó a triunfar, por no hablar de que jamás llegó a verse un juego que aprovechara las supuestas capacidades de esta creación de SEGA.

Sega-Genesis-Model2-32X

SEGA Action Chair

Seguimos con SEGA. En este caso, tenéis a vuestros ojos una silla incómoda con dos botones de acción. ¿Y cómo nos movemos?, os preguntaréis. Pues muy sencillo: inclinándonos hacia la dirección en la que quisiéramos ir en el juego. Si la idea ya es de por sí poco atractiva, habría que sumar los casi 500$ que llegó a costar y una estabilidad totalmente nula, motivo por el que los pocos compradores de este fatal periférico pasaban más tiempo rebozando tocinos por el suelo que sentados en esa silla que no pasaría ningún control de ergonomía actual.

SEGA action chair

SEGA Activator

Kinect y Wii tuvieron un desconcertante y «trambólico» antecesor. Este periférico no era más que un mando controlado por nuestro cuerpo, puesto que cada uno de sus ocho lados tenía una función, ya fuese de movimiento o acción. El proceso de calibración era de lo más tedioso, ya que cada vez que encendíamos la consola o cambiábamos de cartucho había que esperar cerca de medio minuto para poder introducirnos en el interior de este periférico, todo para comprobar rápidamente que este artefacto chicharrero pasaba olímpicamente de nuestras instrucciones corporales. A pesar de que su precio no era demasiado elevado (unos 150$), su penoso funcionamiento hizo que pasara sin pena ni gloria por las tiendas especializadas.

SEGA Mega-CD

SEGA desarrolló este añadido para Mega Drive bajo el máximo secretismo. Ni siquiera los desarrolladores conocían este proyecto, y la verdad es que todos quedaron asombrados con las capacidades técnicas de esta máquina. El formato que reproducía era el CD-G (Compact Disk Graphics), mucho más económico que los cartuchos, capaz de ofrecer audio y vídeo simultaneo y que aportaba una cantidad de memoria perfecta para que los programadores plasmaran sus proyectos. Por desgracia, la mayoría de videojuegos que aparecieron para Mega CD eran películas interactivas basadas en renders y digitalizaciones, lo que provocaba una jugabilidad nula. Posteriormente aparecieron SEGA Mega-CD II y SEGA Multi-Mega, pero ninguno de ellos caló entre un público cada vez más exigente.

SEGA Mega CD

SEGA VR Set

Virtual Boy no fue el único intento por llevar la realidad virtual a los salones de cada casa. SEGA también probó suerte con el VR Set, un aparato formado por dos pantallas LCD y unos auriculares estéreo que provocaba en el jugador una «agradable» sensación de mareo y ganas de vomitar. Bueno, lo cierto es que ningún jugador llegó a probarlo, ya que la opinión de los beta-testers acerca de estas gafas fue suficiente para que la compañía japonesa decidiera cancelar el proyecto. Sabia decisión.

SEGA VR Set

Tiger Electronics Wrist Games

La marca Tiger era toda una especialista en lanzar videojuegos de bajo coste, una política que les llevó a ganar grandes cantidades de dinero. Sin embargo, su idea de trasladar los éxitos de Nintendo a un reloj acabó siendo todo un desastre, ya no sólo por la nula calidad de los videojuegos, sino también por la dificultad para controlarlos en unas dimensiones tan reducidas.

tigerelectronicswristgame

uDraw

THQ cavó su propia tumba al llevar esta tableta gráfica a PlayStation 3 y Xbox 360 tras su meritorio paso por Nintendo Wii. 1,7 millones de periféricos sin colocar y más de 50 millones de dólares en pérdidas fueron el bagaje de este accesorio que provocó el cierre de una empresa que lo tenía todo para haberse mantenido en la actualidad como una de las grandes del sector de los videojuegos. La idea no era mala, ni mucho menos, pero el público de los sistemas de Sony y Microsoft jamás abrió los brazos para adoptar un artilugio que, además, apenas contaba con videjuegos compatibles. Una pena.

uDraw

Vectrex

Smith Engineering lanzó esta videoconsola en el peor momento posible. Justo antes del crash de los videojuegos de 1983, Vectrex apareció en el mercado como un sofisticado sistema con el que las desarrolladoras podían crear gráficos vectoriales. Además, su mando de control permitía la llegada de juegos de otras videoconsolas, motivo más que suficiente para tener un éxito garantizado que jamás llego. Un claro ejemplo de cómo una crisis puede llegar a cargarse toda una joya de la innovación.

Vectrex

Xbox Steel Battalion

Cerramos este extenso artículo de cachivaches con un controlador de lo más complejo que únicamente podía utilizarse con el juego Steel Battalion: Heavy Armor. Dos palancas, tres pedales y unos cuarenta botones formaban este armario empotrado con el que podíamos manejar a los mechas en un juego que, ciertamente, tuvo muy buena acogida por parte de prensa y usuarios. Eso sí, poca gente se dignó en pagar los 200$ que valía este periférico, mucho más complejo que la mesa de mezclas de Kiko Rivera.

Steel Battalion

Seguramente nos hayamos dejado en el tintero algún otro periférico desastroso o alguna videoconsola de esas que todavía no sabemos qué hacían a la venta, así que os invitamos a compartir vuestra sabiduría con nosotros a través de los comentarios.

Las consolas y accesorios más inútiles de la historia (I)

Las consolas y accesorios más inútiles de la historia (II)

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies propias y de terceros. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar