Mié. Ago 12th, 2020

Opinión: La dificultad de los videojuegos (Parte 1)

Analizamos el origen y el porqué de la dificultad de los videojuegos y cómo ha ido evolucionando con el tiempo.

¿Crees que los juegos son mucho más fáciles ahora que antes? ¿Será verdad o simple morriña? ¿Cualquier tiempo pasado nos parece mejor? En este artículo de CPG intentamos hacer un breve repaso a la dificultad de los videojuegos y su estado actual.

Es un pensamiento generalizado que la mayoría de juegos son mucho más fáciles ahora que los juegos de antes, menos notables excepciones que siempre van contra marea y se aprovechan de una demanda que en mi opinión va en aumento.

Los videojuegos de antes no eran todos tan difíciles, pero es verdad que de media sí lo eran, y en gran parte se debía por una serie de características comunes.

Los inicios de los videojuegos como negocio y sistema de consumo comienzan como tal con el boom de finales de los 70 y principios de los 80 gracias a los arcades recreativos y a Atari en el mercado doméstico. Existen consolas anteriores, como la Magnabox Oddysey o las clónicas del Pong, pero el verdadero boom de los videojuegos se produjo en los arcades, Eran juegos donde casi siempre era la misma pantalla una y otra vez, por lo que el único aliciente era ir subiendo paulatinamente la dificultad haciéndolo cada vez más rápido o con más enemigos.

dificultad juegos 104La mayoría de títulos ni siquiera tenían un final y nuestro único objetivo era intentar conseguir una alta puntuación para poner nuestro nombre (algo que compartían con los Pinballs, precursores de los arcades), mientras el objetivo evidente de las compañías era que nos gastásemos más dinero.

Gracias a ésto podemos ver también el primer efecto de la dificultad de los videojuegos, la penalización por morir o perder, si morimos nos toca rascarnos el bolsillo para volver a jugar y poder continuar donde lo dejamos, pero aún así en muchos juegos la puntuación se resetea al continuar, por tanto siempre hay una penalización por morir que nos impulsaba a mejorar.

dificultad juegos 102La pasión por los videojuegos se trasladó (al menos por un tiempo) a los hogares mayoritariamente gracias a Atari, cuya mayor fuente de ingresos eran versiones de los grandes éxitos recreativos como Pac-Man o Space Invaders. En esas versiones ya no existía la penalización económica puesto que ya habíamos pagado por el cartucho y podíamos jugar las veces que hiciese falta, por eso la mayoría de los títulos en su versión doméstica empezaron a poner una limitación en el número de veces que podíamos continuar, para así alargar la vida del juego y nuevamente darnos un motivo para jugar mejor.

Tras la crisis de los videojuegos del 83 en Estados Unidos,  el relevo lo siguieron (aunque algunos ya estaban de antes) la nipona Nintendo con su consola Famicom y los ordenadores de 8 bits Amstrand, Spectrum y MSX. Con esa «nueva generación» se daba un salto evolutivo en el mercado doméstico más que evidente y los nuevos sistemas permitían desarrollar juegos dedicados más allá de versiones de arcades y con un planteamiento distinto.

Ahora muchos juegos empezaban a ser más largos, con muchas pantallas diferentes y con historia (aunque fuese mínima), con lo que empezaba a darse otra penalización por no avanzar en el juego: La curiosidad por saber qué pasaba a continuación, cómo serían las fases siguientes y qué enemigos tendrían, incluso ver qué salía al terminar el juego (aunque fuese un triste Congratulations o Thank you for playing!)

dificultad juegos 106El problema era que todavía no se tenía mucha capacidad para salvar la partida, por lo que casi siempre había que recurrir a códigos que el juego nos proporcionaba al llegar a X punto del juego, que solía ser al terminar un nivel. El resultado, aunque engorroso, era que teníamos un punto en el que continuar otro día o cuando nos matasen, con lo que la penalización por morir se reducía un poco.

dificultad juegos 103 A medida que los sistemas tuvieron mayor capacidad para salvar la partida, los juegos en cierta medida fueron siendo más fáciles, sobre todo en sus versiones PC donde en la gran mayoría de los juegos se podía salvar en cualquier momento, no así en consolas, donde los juegos solían tener alguna limitación en cuanto a cantidad y el lugar donde salvábamos. Así por ejemplo, la versión de consolas del primer Tomb Raider era más difícil, ya que debíamos encontrar unos cristales azules para poder salvar nuestro progreso, mientras que la versión de PC nos permitía grabar en cualquier momento las veces que nos diese la gana, con lo cual la dificultad disminuía considerablemente.

dificultad juegos 101Al final, con la llegada de mejores sistemas de salvado en consolas la cosa se fue normalizando y más o menos haciéndose standard para cada género. Así por ejemplo los RPGs de corte occidental nos suelen permitir salvar cuando queramos, mientras que los J-RPGs sólo nos suelen dejar mientras estamos en el mundo abierto o en determinados lugares, independientemente de si los jugamos en PC o en consolas.

dificultad juegos 105El caso es que poco a poco, llegamos casi al presente, donde sin limitaciones de ningún tipo que hiciese difíciles los videojuegos de manera nativa, y en gran parte debido a las ansias de las compañías de cada vez llegar a un público aún mayor (y por tanto ganar más dinero), la dificultad de los juegos fue mermando de manera general poco a poco, y la penalización por morir apenas existía más allá de perder 5 minutos de nuestra vida.

¿Estaba todo perdido? ¿Habría solución a las ansias de retos de una minoría de jugadores? Sí, poco a poco fueron saliendo títulos movidos por las quejas de lo fáciles que eran los juegos hoy en día, intentando hacerse con ese hueco en el mercado. En la segunda parte hablaremos de modos Hardcore, juegos Indie, Roguelikes, y por supuesto, de la saga Souls, así como de los motivos de la búsqueda de videojuegos difíciles en la actualidad, y lo que de verdad hace que un título difícil sea bueno y no sólo frustración.

Nos vemos en una semana.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies propias y de terceros. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar