Mar. Feb 25th, 2020

Saints Row: The Third | Análisis

Repasamos el genial Saints Row: The Third, con el que la franquicia llegó a su punto álgido gracias a las grandes dosis de acción y gamberrismo que ofrecía.

Ha pasado casi una década desde que Volition y THQ lanzaran la tercera entrega de la saga Saints Row. Como bien sabréis, el género sandbox lleva años dominado por Rockstar Games y Grand Theft Auto, lo que no ha evitado que otras compañías hayan probado suerte con mayor o menor éxito. En el caso que nos ocupa, Saints Row: The Third supuso el momento cumbre de una franquicia enfocada en hacer el gamberro a todas horas y muy alejada de las grandes historias que nos han brindado IPs como GTA o Red Dead Redemption.

Por desgracia, la saga Saints Row ha caído en el olvido con el paso de los años, lo que no ha evitado que se esté trabajando en una nueva entrega (o eso dicen). En todo caso, los amantes de la acción pura y dura sabrán agradecer todo lo que ofrece Saints Row: The Third, un videojuego divertido a más no poder que cuenta con la personalidad suficiente como para disfrutarlo durante un buen saco de horas.

Saints vs Syndicate, empieza la batalla

Para meternos en situación, Saints Row: The Third continúa con los hechos acontecidos en Saints Row 2. Después de hacerse con el control de Steelport, los Third Street Saints se topan con un nuevo enemigo que pretende destruir todo lo que han conseguido: el denominado Syndicate.

Después de una intro repleta de acción, pronto tenemos que empezar a tomar decisiones. La primera de ellas es la de crear a nuestro personaje, y para ello contamos con un buen catálogo de opciones. Ya sea hombre o mujer, podemos modificar cara, tipo de cuerpo, altura, peinado o vestimenta, así como el atractivo, que no es otra cosa que el tamaño del paquete en caso de optar por un protagonista masculino y del pecho en el de hacerlo por una heroína.

Si no hemos quedado muy conformes con la creación no debemos tirarnos de los pelos, ya que durante la aventura podemos cambiar todo lo que queramos, e incluso tenemos la posibilidad de pasar por una clínica y realizar un cambio de sexo.

Steelport al completo desde el minuto 1

Uno de los puntazos de Saints Row: The Third es poder disfrutar de Steelport al completo desde el primer instante. Si bien es cierto que su tamaño se queda muy corto a día de hoy en comparación con otros videojuegos, lo cierto es que vamos a encontrar zonas perfectamente diferenciadas. El lujo o la pobreza son palpables dependiendo de dónde estemos, y culpa de ese estatus será de las diferentes organizaciones que controlan caza sección de la ciudad, las mismas contra las que tendremos que combatir una y otra vez de cara a recuperar el control total.

A diferencia de Saints Row 2, nuestro personaje ahora tendrá mucho peso en la trama y un buen número de líneas de conversación, aunque todo sea dicho, el argumento no es lo más destacado de esta obra. De hecho, la trama es una completa castaña, algo que, sorprendentemente, no afecta lo más mínimo al progreso de la aventura, ya que la acción gratuita y el gamberrismo se ocupan de mantenernos entretenidos en todo momento. El intento por dotar de personalidad al resto de Saints no llega a cumplir con su objetivo salvo en el caso de Zimos, todo un figura, y eso afecta directamente a que el argumento pase de puntillas y todo quede en manos de la acción.

Contar con armas como grandes falos de goma, lanzadores de pulpos o rifles láser ayudan a sumir a Steelport en el más profundo caos, y por supuesto, a sacarnos una sonrisa continuamente, sin olvidar que tenemos la posibilidad de hacer gestos obscenos a cualquier transeúnte, ya sean civiles, agentes de la ley o bandas enemigas, así como ir en pelota picada por la calle con su correspondiente pixelado.

Sube de nivel, aumenta la diversión

Otro de los detalles que marcan la diferencia en Saints Row: The Third llega a la hora de mejorar a nuestro personaje. Si en otros sandbox apenas tenemos margen para mejorar a los protagonistas, este videojuego nos permite potenciar al personaje a través de un árbol bastante extenso que, además, también incluye mejoras para nuestra base, lo que desemboca en una mayor capacidad destructiva.

Conseguir puntos para las mejoras es muy sencillo, ya que además de obtenerlos al cumplir las diferentes misiones disponibles, ya sean principales, secundarias o de DLC, integradas en la campaña, también lo vamos a hacer con acciones tan simples como conducir a gran velocidad o por el carril contrario, acumular combos de muertes o realizar acrobacias con los diferentes vehículos disponibles.

De hecho, realizar esas acciones será obligatorio para los cazalogros, puesto que completar el 100% nos va a pedir un buen número de tareas que harán que las horas de juego se amplíen exponencialmente, algunas de ellas muy alocadas como robar coches con una patada voladora con la que reventamos la luna y expulsamos al conductor al más puro estilo Jackie Chan.

En compañía se duplica la diversión

Los juegos que cuentan con campañas cooperativas suelen ganar en emoción y diversión, tendencia de la que no escapa Saints Row: The Third. El hecho de poder disfrutar de la campaña en compañía de otro jugador hace que la acción se dispare a niveles astronómicos, y es que si un solo jugador tiene en su mano ser un arma de destrucción masiva, imaginaos lo que pueden llegar a hacer dos locos sueltos por Steelport.

Como podréis comprobar, hay numerosas formas de hacer que la duración de la campaña aumente exponencialmente, una trama que ya de por sí es bastante extensa, aunque muy repetitiva, lo que invita al jugador a realizar diferentes actividades para no caer en el aburrimiento a las primeras de cambio.

Gráficos vistosos, banda sonora de primer nivel

Para acabar con este análisis, cabe destacar que Saints Row: The Third no ha envejecido mal del todo en su apartado gráfico. No hace falta tener un PC demasiado potente para poner los gráficos a tope, ya que no estamos frente a un videojuego que destaque excesivamente en lo visual, y tampoco lo necesita, ya que las explosiones, cantidad de munición en pantalla y velocidad absurda al conducir se encargarán de que olvidemos en todo momento la enorme diferencia en materia gráfica respecto a otras obras de la época.

Donde sí destaca sobremanera es en la banda sonora. Disponemos de un buen número de emisoras con diferentes géneros musicales en las que vamos a disfrutar de artistas de la talla de Faith No More, Mötley Crue, Kanye West, Deftones, Marilyn Manson, Junkie XL o The Black Keys, entre otros tantísimos.

Además, podemos crear nuestra propia emisora eligiendo las canciones que más nos gusten de las disponibles, la mejor forma para no tener que escuchar aquellas que no nos acaben de convencer y estar siempre acompañados por ritmos que nos motiven aún más en la tarea de reventarlo todo.

Conclusión

Analizar un sandbox siempre es complicado, ya que hay un buen número de detalles que pueden quedar en el tintero. En todo caso, que la trama de Saints Row: The Third sea tan simple y su capacidad de engancharnos tan elevada hace que todo se resuma en crear un personaje, armarlo hasta los dientes y destrozar todo lo que se interponga en nuestro camino, ya sea en las misiones principales, en las alocadas misiones secundarias o en esos momentos en los que lo único que apetece es correr a 200 km/h o soltar plomo a diestro y siniestro.

El paso de los años no ha afectado lo más mínimo a este juego, de modo que esta es una buena ocasión para rejugarlo o para estrenarte si nunca le has dado una oportunidad. No mires los gráficos y, sobre todo, no busques una gran historia, porque eso no lo vas a encontrar. Ahora bien, risas y destrucción… ¡toda la que quieras!

Ficha técnica de Saints Row: The Third

  • Desarrollador: Volition
  • Editor: THQ (Deep Silver)
  • Plataformas: PC, PlayStation 3, Xbox 360, Nintendo Switch
  • Fecha de lanzamiento: 15/11/2011 (versión analizada)
  • Género: Sandbox
  • Modos: Un jugador, multijugador
  • Idioma: Voces en inglés, textos en castellano
  • Web oficial

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies propias y de terceros. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar