lun. Jun 17th, 2019

Stadia y los servicios de streaming. ¿Complemento o futuro?

Stadia es el servicio de streaming presentado por Google. Analizamos sus ventajas, inconvenientes y opciones de descanbar a los sistemas tradicionales.

Como todos sabréis, Google ha presentado a bombo y platillo la plataforma Stadia, un servicio de streaming que promete revolucionar el mercado de los videojuegos. Si bien es cierto que no es algo necesariamente innovador, puesto que ya contamos con PS Now en numerosos territorios y Microsoft está en proceso de adentrarse en el mercado con xCloud, sí cabe destacar el hecho de que Google esté preparando una infraestructura monstruosa para que un gran número de jugadores pueda disfrutar al instante de sus videojuegos preferidos con resolución 4K, 60 fps y HDR. Obviamente, esto lleva a preguntarnos si los servicios de streaming serán capaces de cambiar el modelo de negocio o si será un mero complemento que no intenta competir con los sistemas convencionales, de modo que vamos a hacer un repaso a las ventajas e inconvenientes de Stadia y servicios similares y a sacar conclusiones para tratar de adivinar el futuro del sector.

Inmediatez e infraestructura, los puntos fuertes de Stadia

Hoy en día, disfrutar de un videojuego con inmediatez se ha convertido en algo así como una ruleta rusa. Si bien es cierto que los usuarios de PC ya estaban acostumbrados desde hace muchos años a lidiar con las actualizaciones, las consolas se han unido a un estilo que, en ocasiones, no nos permite arrancar el videojuego al instante. Este problema desaparece de un plumazo con Stadia, ya que los juegos disponibles siempre estarán listos para entrar en acción.

Otro punto a favor es que no tendremos la necesidad de adquirir ningún aparato externo para disfrutar de sus servicios. Ya sea con PC, consolas, móviles, tablets o Smart TV, prácticamente cualquier usuario podrá disfrutar del catálogo de Stadia, y será su ancho de banda el que limite la calidad con la que se mostrará el videojuego. Además, el hecho de que los juegos se carguen vía streaming hace que incluso un PC de gama media sea capaz de reproducir títulos que requerirían un PC de gama alta con el método tradicional (bienvenidos a la master race), y no debemos olvidar que también podremos utilizar cualquier mando USB, aunque Google ha presentado su propio gamepad, conectado directamente a la red WiFi para minimizar la latencia.

Por supuesto, la fórmula del streaming también evita que tengamos que instalar nuestros videojuegos preferidos, lo que supone un ahorro de espacio en disco, de tiempo al pasar por alto su instalación y actualización y, por qué no, de dinero, ya que es habitual tener que adquirir más unidades de disco para poder instalar todos los juegos que queramos debido a su cada vez mayor peso.

Stadia Gamepad

De cara a asegurar una experiencia limpia y alejada de problemas, Google echará mano de procesadores personalizados de AMD X86 a 2,7 GHz Hyperthreaded, AVX 2, GPU de 10,7 Teraflops de potencia y 16 GB de VRAM y RAM con transferencia hasta 484 GB/s. Esto va a permitir que los juegos se muestren con resolución 4K, 60 frames por segundo y HDR, siempre y cuando nuestra conexión sea de 25 Mbps o superior. En caso contrario, aseguran que las conexiones de hasta 15 Mbps haría que los juegos corrieran a 720p y 60 fps.

Así, es evidente que en España no deberíamos tener problemas para disfrutar del catálogo de Stadia a pleno rendimiento, siempre y cuando nuestros equipos estén capacitados para reproducir contenidos en streaming de alta calidad, de modo que la gran mayoría de usuarios podrá disfrutar de los títulos disponibles, ya sean de 2K Games, id Software, Q-Games, Square Enix, Tequila Works, Ubisoft o el resto de third parties que se unan al proyecto, sin olvidar el estudio propio de desarrollo de Google, en el que estará presente Jade Raymond.

Aunque la Stadia se vista de seda…

Hemos repasado algunos de los datos que ya conocemos sobre Stadia, pero no es oro todo lo que reluce, y es que tanto el servicio de Google como otros ya existentes cuentan con carencias que invitan a pensar en que tardarán muchos años en establecerse como sistema estándar de comercialización de videojuegos. No es que lo digamos nosotros; tanto la propia Google como diversos analistas ya hablan de una amenaza para los sistemas convencionales, en especial para las consolas.

Dicho esto, llega el momento de mostrar los inconvenientes que surgen con el uso del sistema elegido por Stadia o PS Now, que no son pocos. Como hemos visto, uno de los factores más llamativos de los servicios de streaming es la inmediatez a la hora de jugar. La teoría indica que todo se limita a elegir el videojuego y darle al play, pero ¿qué sucede si los servidores están ocupados? Como imaginaréis, aquí tenemos dos posibles salidas: disfrutar de una experiencia limitada en calidad o entrar en cola de espera hasta que el servidor tenga hueco para nosotros. La segunda opción es la elegida, lo que asegura una experiencia de juego nítida, pero evidencia que esa inmediatez tiene letra pequeña. ¿De cuántos minutos puede ser la espera? Pues eso ya depende de los servidores escogidos por cada sistema. Por poner un ejemplo, en PS Now hemos llegado a tener 500 jugadores por delante, lo que en tiempo se tradujo en 10 minutos largos, una cifra que, a través del método convencional, solo tendríamos que soportar con la primera instalación.

La no adquisición de sistemas propios es otro de los puntos a tratar. En los últimos tiempos se ha hablado largo y tendido sobre el principio del fin de las consolas, y si su desaparición depende de los servicios de streaming, los usuarios de Sony, Microsoft y Nintendo deben estar tranquilos. Estas compañías pelean al máximo por sus productos, y a pesar de estar abiertas a la entrada de terceros (algunas más que otras), no cabe duda de que su apoyo al método tradicional está fuera de toda duda, ya sea con el lanzamiento de grandes exclusivos como en la mejora de sus servidores para asegurar una experiencia de juego en línea de primer nivel. Esto también se traslada al PC, donde Steam, Origin o Uplay siguen ofreciendo un servicio de calidad, con ofertas continuas y la posibilidad de elegir qué videojuego podemos comprar. Además, debemos contar con que son muchas las empresas que luchan a diario por ofrecer los mejores productos para montar PCs de primerísimo nivel, tantas como la cantidad de jugadores que van a seguir optando por asegurar la calidad de sus partidas a través de hardware de calidad.

PS Now Menú

Ahí enlazamos con otra de las dudas: ¿podemos jugar a lo que queramos con los servicios en streaming? Hasta el momento, hemos podido ver cómo las compañías optan por un catálogo de videojuegos extenso, pero que haya una gran oferta de títulos para elegir no quiere decir que vayamos a encontrar el que queremos. De este modo, estamos a la espera de saber si llegará la oportunidad de realizar compras individuales o de alquilar por un tiempo nuestros videojuegos favoritos, lo que invita a seguir utilizando esos sistemas con los que la adquisición del juego que tenemos en mente siempre está asegurada. Ante la duda…

Antes hemos mencionado la experiencia de juego en línea, otro de los problemas que puede surgir con Stadia. Hasta el momento, Google ha realizado pruebas de las que se han podido extraer cosas muy positivas. Qué bonitos se ven los juegos y qué fluidos, ¿verdad? Bien, ahora queremos comprobar cómo funciona el multijugador de un título con una carga alta de jugadores conectados y que dependa de servidores ajenos a Google. Como se ha podido comprobar, existe una pequeña latencia que apenas afecta a la experiencia de juego en single player, pero si unimos esa latencia a la que ya ofrecen los servidores externos, podremos acabar «disfrutando» de partidas con un ping de alrededor de 200 ms, una cifra escandalosa en los tiempos actuales. Obviamente, esto haría que los organizadores de competiciones oficiales ni siquiera se planteen (por ahora) el uso del streaming para sus partidas, lo que dejaría a Stadia y demás servicios como una oferta para el jugador casual.

Para finalizar el catálogo de desventajas, ponemos el foco en el hecho de necesitar conexión permanente. Sin duda, esto ha sido motivo de discusión en numerosas ocasiones (me viene a la mente el caso de SimCity) y, mientras que el método tradicional permite recular y pensar más en los jugadores, Stadia, PS Now y el resto de servicios por streaming nos obligarán a contar con una conexión de alta velocidad. Sí, en España no habrá problemas, al menos en lo que a velocidad de conexión se refiere, pero en caso de que este modelo se establezca, también vamos a depender de las infraestructuras de los suministradores de línea. ¿Qué pasa si hay un corte? Fin de la partida. ¿Qué pasa si hay mantenimiento de la red? Vete a dormir, porque no vas a jugar.

Me quedo con lo que tengo

Debe quedar claro que hablar sobre este tema da para muchas líneas y que hay aspectos que, para bien o para mal, se quedan en el tintero, pero creemos que, a grandes rasgos, hemos tocado todos los aspectos que deben haceros pensar sobre las ventajas e inconvenientes de Stadia y el resto de servicios por streaming. El mundo de los videojuegos está en continua evolución, y no son pocas las empresas que tratan de dar un golpe sobre la mesa para hacerse con el control de la situación. En ocasiones sale bien, como sucedió con Steam, y en otras se queda a medio camino como es el caso de la realidad virtual, y si tenemos que catalogar a los servicios de streaming como complemento o futuro, nos decantamos claramente por su presencia como complemento.

Depender de tantos factores para disfrutar de una experiencia de juego excelente y que la posibilidad de sufrir problemas in-game sea tan alta hace que, a día de hoy, sea inviable pensar en que Stadia, PS Now o xCloud vayan a tomar el mando en la forma de comercializar videojuegos. No cabe duda de que el paso de los años hará que estas propuestas ganen en calidad y ofrezcan una experiencia mucho más robusta, a la vez que se implementarán novedades atractivas para captar la atención de los jugadores, pero por mucho que nos empeñemos, el jugador siempre va a querer disfrutar de una partida en la que no haya margen de error, y en ese sentido, instalar un juego en el equipo y aprovechar las bondades del sistema en el que lo ejecutamos va a seguir siendo la tónica durante mucho tiempo. Otra cosa es que Google se proponga suministrar fibra y hacerse con el monopolio de videojuegos y líneas de Internet, cosa que tampoco es tan descabellada viendo los precedentes…

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies propias y de terceros. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar